Contribuciones Musulmanas a la civilización Universal

Créditos

Edición:
M. Basher Ahmad
A. Ahsani
A. Siddiqui
Traducción: Lic. Isa García
Edición: Moámmer Derman

Descargar (PDF, 1.31MB)

Contribución musulmana

Astrolabio

 

 

 

 

 

 

 

La meta primaria de este volumen es dar a los lectores una breve introducción a la historia intelectual de los musulmanes y sus contribuciones a la civilización universal. La civilización misma se desarrolló mucho antes del siglo diecinueve, y desde tiempos inmemoriales, muchos pueblos han tejido su curso, cada uno haciendo contribuciones únicas. Este libro resalta las contribuciones que los expertos musulmanes hicieron en los distintos campos de la técnica humana, incluyendo ciencias, tecnología, filosofía, ciencias políticas y sociales, desde el año 700 hasta el 1500 d.C. Estos adelantos constituyeron un firme fundamento para el progreso en el Cercano Oriente, África del Norte y España, originando eventualmente el Renacimiento Europeo durante la mitad del segundo milenio y posteriormente. La preservación de la civilización necesita un entendimiento más justo, intercambio y reconocimiento de nuestra herencia humana común.


Dados los estereotipos negativos ampliamente difundidos hoy en día y el falso malentendido generado deliberadamente contra el Islam y los musulmanes, la publicación de estos documentos sobre “Las Contribuciones Musulmanas a la Civilización del Mundo” es vital para ayudar a reparar el mal que está siendo per-petrado y restaurar la verdad histórica, que está siendo distorsionada. El grueso de los historiadores occidentales, cuando tienen que reseñar el avance del cono-cimiento, reconocen el trabajo hecho por los antiguos expertos griegos y roma-nos hasta cerca del 300 d.C. y luego convenientemente saltan hasta 1500 d.C, la era del Renacimiento Europeo, con una muy pequeña mención a los asombrosos desarrollos sociales, políticos y científicos que tuvieron lugar desde el siglo octavo al dieciséis d.C. Morowitz, un historiador, describe este fenómeno como “el Agujero Negro de la Historia”:
“La impresión dada es que el Renacimiento surgió como fénix de las cenizas –latente durante un milenio –de la edad clásica grecorromana”1. Este es un mito que provoca una visión sumamente distorsionada de la historia. Un conocimiento adecuado de las contribuciones del Islam y los musulmanes a la civilización ayudaría a contrarrestar la falsa imagen de los musulmanes ampliamente propagada en Occidente, como violentos, bárbaros y enemigos de la civilización. Entender la alta e iluminada cultura de la “Edad de Oro” musulmana es entender el papel positivo que los musulmanes jugaron, y de hecho continúan jugando, en el desarrollo de la civilización humana.

Durante lo más alto del periodo islámico, desde 700 a 1500 d.C. el mundo fue testigo de un gran desarrollo en las artes y las ciencias. Como resultado de la rápida expansión del imperio islámico, los eruditos musulmanes heredaron el conocimiento de casi todas las demás civilizaciones más importantes: la antigua egipcia, la babilónica, la griega, la persa y la india. Los califas y eruditos hicieron masivos esfuerzos para traducir sus principales obras al árabe. Muchos importantes tratados científicos y filosóficos fueron de esta forma preservados de la extinción. No sólo los eruditos musulmanes aprendieron y preservaron el cono-cimiento de la antigüedad, sino que ellos también hicieron sus propias observaciones críticas e investigaciones originales, añadiendo así un vasto tesoro de conocimiento científico nuevo a los campos de la filosofía, astronomía, historia, matemáticas, química y ciencias médicas, para nombrar sólo unos pocos.
Como intelectuales musulmanes, es nuestra responsabilidad investigar y publicar esta producción investigativa y diseminar lo más ampliamente posible el legado histórico de estos gigantes de su tiempo, para que el mundo no los olvide, y re-conozca y honre sus contribuciones a la ciencia, al conocimiento universal y a la civilización. Varios eruditos y autoridades en la materia conocidos en nuestro país han contribuido con este proyecto, al analizar varios aspectos de las contribuciones de los eruditos musulmanes a la civilización humana. El proyecto cubre un amplio rango de materias, incluyendo las contribuciones al sistema político, las ciencias sociales, humanidades, jurisprudencia, ciencias médicas y especial-mente el impacto del Islam en Occidente.

Abdul Hamid Abu Sulaimán enfatiza elocuentemente que el Islam y el cristianis-mo, dos de las más grandes religiones del legado Abrahámico, han hecho significativas contribuciones a la civilización humana. En esta coyuntura, cuando nuestro mundo se asemeja a una aldea global, es absolutamente necesario un entendimiento de los orígenes comunes de todas las comunidades de fe, especialmente de las dos más grandes, para devolver a la humanidad a sus sentidos. Un importante método para lograr esta meta es abordar y resolver los proble-mas creados por una versión de la historia distorsionada y volátil. Necesitamos desesperadamente una armonía intercultural, que puede lograrse a través de un mejor entendimiento de las contribuciones que numerosos expertos y seguido-res de estas grandes religiones han hecho a través de la historia. El reconoci-miento de su sincera dedicación a los valores espirituales, morales y éticos, y una emulación de su legado pueden ciertamente ayudar a lograr la valiosa meta de la paz y la justicia global.